Walk the line (una noticia que no salió en el diario)

“¿Qué es lo que hace a veces tan difícil determinar hacia donde caminaremos?
Creo que en la Naturaleza hay un sutil magnetismo que, si cedemos
de manera inconsciente hacia él, nos dirigirá por lo correcto”

Caminar, Henry David Thoreau

Sabido es en el mundo iniciático que evolucionar implica emprender un camino interno. Y también es repetida la frase “como es adentro es afuera”; literalmente, a veces caminar es caminar. Por eso ayer, primer día de 2016, los peruanos Rolando y Guillermo Pauccar Calcina emprendieron también dicha aventura por un sendero muy significativo para América Latina: el Qhapac Ñan (se traduce como “el Gran Camino de la Evolución”), ruta andina que une Perú con Argentina y utilizaban los incas en la época de oro de esta civilización. Nadie la transita a pie desde hace más de 500 años y, según afirma Rolando, “recorre líneas imaginarias y energéticas” necesarias para “hacer que el amor sea cultivado y alcanzado por todos los habitantes de la Tierra”.

Caminar despeja la mente e ilumina las ideas. Trae cambios, revelaciones y paz, como la que buscan los peregrinos que van al Camino de Santiago de Compostela o a la Muralla China, o como hizo la actriz Reese Witherspoon en la película Wild (¡la recomiendo!), que recrea la historia de Cheryl Strayed, quien anduvo sola más de mil kilómetros por el Sendero del Macizo del Pacífico, en Estados Unidos, para sanarse. También como hacemos en lo cotidiano para encontrar alguna solución que en apariencia se nos está escapando. Rolando dice que en su pueblo, la Nación Q’ero, hay personas que caminan unos 120 km por día, pero que él sólo camina 30. Por mi parte, yo por día ando sólo unos dos o tres con suerte, así que me resulta muy inspirador saber lo que van a hacer y fantaseo con poder imitarlos algún día (¿quién se apunta?), como me pasó cuando vi Wild o cuando leí el ensayo Caminar, de Henry D. Thoreau sobre esta grata y tan al alcance actividad.  

rpc

¡Imaginen 60 días caminando! Para Rolando y Guillermo la aventura va a implicar entregarse al sol, a la lluvia, al cansancio y a días de ayuno. Alguno puede pensar “qué ganas de pasarla mal”, pero un guerrero sabe que este tipo de vivencias trae recompensas tales que vale la pena (además de los paisajes increíbles que van a atravesar) y que el nivel de poder adquirido en una travesía semejante te libera (¿qué te va a parecer tan difícil después de superar un viaje así?).

Según asegura Rolando, para trascender es necesario emprender un peregrinaje desde lo físico, encarando el miedo y aliándose con él para dejar de temer a la muerte. “Tengo mucho miedo, pero estoy seguro de que llegaré al punto final”, confesó en una entrevista a Cristian Zeballos de Escuela Etika. Vayan preparando los oídos, porque van a pasar por lugares como Cusco, Puno, Bolivia y Chile (quien desee se puede sumar al recorrido) y en marzo Rolando y Guillermo van a llegar a Argentina y estarán dando charlas en Buenos Aires, Córdoba y Rosario sobre esta aventura que emprendieron con el fin despertar la consciencia colectiva ritualizando el camino y reactivando el Qhapac Ñan. Desde Chamana Moderna invoco a las fuerzas de la Pachamama, el Sol y los Abuelitos para que los acompañen en esta experiencia maravillosa ¡y empiezo a entrenar!

Anuncios

2 comentarios sobre “Walk the line (una noticia que no salió en el diario)

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: