El chi, energía vital

chi.jpg

Ayer mi profesor de tai chi llegó a la clase con la garganta enferma. Cuando le preguntamos qué le había pasado, nos contó que estaba cuidando a un gatito malherido y al despertarse lo encontró muerto. En el momento en que lo vio sintió una tristeza tan grande que “algo” le entró en el cuerpo y se enfermó. Así de simple. Y es que las dolencias logran ingresar en nosotros cuando bajamos la guardia: cualquier malestar nace de un desequilibrio en nuestra energía vital, el chi.

Para la medicina tradicional china y la cosmovisión china en general, el chi es el hálito de vida que traemos con nosotros desde que nacemos y se va disipando hasta el día en que morimos. Por eso hay que cuidarlo y cultivarlo, y por suerte se puede nutrir mediante los alimentos que comemos, prácticas como el chi kung y el tai chi e incluso absorber de las plantas.

Si el chi se traba en algún punto de nuestro cuerpo (la nuca, una rodilla, la cabeza) aparecen los dolores y destrabarlo implica lograr una irrigación correcta por todo nuestro ser, para que el chi fluya y llegue a cada una de nuestras células. Mantener el equilibrio emocional, físico y mental. Así, si estamos enojados el chi se debilita y si estamos felices el chi se fortalece. Si estamos nerviosos el chi quedará atrapado en ciertos órganos y si estamos calmos fluirá en todo el cuerpo.

El tema es más complejo y profundo, hay rutas por las que el chi circula, movimientos que se pueden recetar para equilibrarlo en órganos determinados, métodos que ayudan a destrabarlo (como la acupuntura) y meditaciones que lo dispersan por cada rincón de nuestro ser para mantenernos plenos.

Como ejercicio para reconocerlo pueden frotarse las manos y luego ponerlas con las palmas mirándose, a unos diez centímetros la una de la otra, y verán la energía que sienten entre ellas. Comencemos a ser conscientes e intencionar el deseo de absorber chi del cielo y de la tierra, cuando nos acostamos en un parque o llevamos las manos hacia arriba; les aseguro que los días se vuelven más gratos al reconocer esta energía divina.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: