Va de nuevo

Y ahí anda unx muy copadx en el camino, saltando obstáculos, trascendiendo y evolucionando con consciencia, viendo todo con amor, amor, amor hasta que de repente, ay, te sentís heridx de nuevo. Alguien te hace algo que te descoloca, que rompe la línea de tiempo tan linda que estabas transitando y te saca de la armonía; más puntualmente, te duele. En fin, ahí te quiero ver con todo tu trabajo espiritual y con la Pachamama, con toda tu enseñanza tan bonita. Porque te duele lo que te hicieron y llorás un toque y después decís “pará, estoy en enseñanza, tengo que darle función a esto, ¿qué me enseña esto?” y no lo encontrás fácil y te ponés locx: “¡¿Qué carajo aprendo de estooooo?!”.

Suspiro profundo.

Y seguís buscando y nada, entonces te enojás: “¿Por qué tengo que darle función a todo? Me lastimaron , yo actué bien y la vida fue desconsiderada conmigo; todo lo que quiero es quedarme acá llorando y que alguien me traiga chocolate, me lo ponga en la boca con un whisky, me prenda un cd de Tom Waits, me tape y apague la luz antes de dejarme solx mientras me regodeo hasta vaciarme”. Charán! Bueno, esa es la fácil. Da bronca asumir la responsabilidad y que hay algo que unx no resolvió aún y lo lleva a atraer una vez más lo mismo.

w

Gracias al laburo constante en tomar consciencia, puedo firmar, afirmar y reafirmar que todo esto sucede cada vez en menos espacio de tiempo. Lo que antes era una tristeza de meses o semanas después fueron días y ahora son minutos. Y lo que unx iba a decir enojadx ya no lo dice (se puede gritar o hacer un ritual para no tragarse el enojo, la cosa no es reprimir), y las disculpas del otro te duelen un poco (ya lo dice Haruki Murakami: “el dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional”) pero las aceptás con compasión y te acordás de que para crear un buen futuro con alguien hay que cerrar bien cada encuentro así que cuidás tus palabras, porque además estás en el camino de ser coherente con ellas, con vos mismo, y sabés que en realidad no sentís eso que estás por decir.

Y muy importante, te ves también con compasión a vos, porque no hay que ser duro; hay que analizar y autoevaluarse. Entonces te das cuenta de que reaccionaste rápido y que no fue tan grave lo que pasó, que no atrajiste lo mismo que en el pasado, que hay algo que cambió para mejor y va evolucionando y estuviste ahí de atraer otra cosa definitivamente, que lo manejaste mucho mejor que en otras épocas y estás orgullosx de seguir avanzando. Estás contentx de haberte salido del papel de víctima y hubo un quiebre. Por fin, sabés que cuando alguien se te acerque con whisky y chocolate, lo vas a abrazar y vas a brindar para festejar que seguís adelantando casilleros.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: