Amén

13254538_10208693665871752_4807306615125281508_n.jpg
Hace dos semanas estuve en La Plata -ciudad a la que no iba hace mucho tiempo- en retiro de enseñanza iniciática y cosmovisión andina y un chamán me dijo que hiciera un ritual para despedir a mi abuelo, que falleció cuando yo tenía 9 años. Me dio indicaciones precisas de cómo proceder y la última, para cerrar el ciclo, era que dedicara una misa a su memoria.
Allí mismo hice la primera parte de los rituales, que tenía que ver con la palabra, y me quedé sin voz, con faringitis durante dos semanas (saldo leve para varias décadas sin decir). Me dejé estar un poco para recuperarme y el viernes me di cuenta de que la Luna Llena era una excelente guía para finalizar lo que había empezado. “Estoy como la Luna, Llena, y me voy a vaciar para volver a empezar como ella, Nueva”, pensé y así lo hice. Completé los ritos y finalicé con una construcción metafísica que ofrendé al fuego para dar función, agradecer y dar por terminados temas que vengo trabajando hace tiempo.
Anoche me invitaron a leer poesías justamente en La Plata, a un ciclo llamado Misa de 7. Hace un par de años me preguntaron en una entrevista con quién me gustaría compartir una lectura de poesía en vivo y respondí “con mi abuelo Ramón, que escribía unas cosas increíbles, Patti Smith, Jack Kerouac, Juan L. Ortiz y Boris Vian. Terminaríamos la velada cantando todos juntos”.
El sábado a la noche mi hermana me mandó un mensaje haciéndome notar las coincidencias: que el domingo 22 (número con gran significado en mi familia) iba a leer en una misa. “Misa de 7, versión 2016, domingo 22”, decía el flyer que anunciaba el evento. Y si yo encarno el rol de Chamana Moderna, soy poeta, mi abuelo escribía, ¿cómo no iba a llegar para mí una misa a la medida de mis circunstancias? A veces, en la vida, las cosas se presentan de las formas más geniales si estamos atentos. Basta con elegir los mitos acordes a lo que uno quiere trascender para que nuestro universo nos de las herramientas. Por supuesto, dediqué la lectura de anoche a mi abuelo Ramón, dando por cerrada una línea temporal que llevaba años dando vueltas en mi inconsciente. Brindé con vino y festejé con música en vivo, todo redondito y perfecto. ¡Ya está hecho! Gracias ❤
13260015_1413176825365762_4021237390791506597_n.jpg
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: