Agradecer los finales e intencionar los inicios

IMG_6352.JPG

Este último tiempo anduve en Perú, Miami, México, España y Argentina. Todos me dicen lo bronceada que estoy y recuerdo el sol de Fuerteventura, Islas Canarias, dándome duro mientras subía con esfuerzo y alegría una montaña ritualizando el camino. Y sentí el frío nuevamente al regresar a Argentina, donde mañana comienza la primavera, que es lo mismo que decir “se va el invierno”. Por Sudamérica todos festejan la vuelta del calor, el florecer de las plantas, el brillo del verde, pero en Europa por ejemplo arranca el otoño y pienso cuán bellos deben ser ciertos paisajes con las hojas ocres y amarillas alfombrando esas veredas tan pulcras que lucen.

Las dos estaciones que se van -invierno y verano- son extremos que nos curten y llevan a trabajar diferentes cuestiones, como la resistencia, la introspección, la quietud o el compartir. Las dos que llegan -primavera y otoño- son esperados equilibrios que nos tratan con más suavidad, un descanso entre el frío que nos hace ir vestidos como osos y esos 40º de calor que no nos dejan dormir. Entonces, a todo esto me desperté pensando que haré un pequeño ritual para despedir al invierno, darle función en mi vida (ver qué me enseñó este año) y agradecerle, para que el próximo se de aún más feliz y armónico.

Medias cancán de lana, medias térmicas, papel de aluminio envolviendo mis pies, calzas térmicas, pantalón, camiseta sobre camiseta sobre camiseta, buzo, campera térmica, bufanda, gorro de lana, guantes. Empecé el invierno en la montaña peruana durmiendo en carpa con la temperatura bajo cero y nieve y así, como una cebolla metida en bolsa de dormir y tapada por mantas dentro de una carpa, aprendí a abrazar y trascender mis límites y a amar sin ellos. El invierno termina la tarea de limpiar que comienza el otoño y es parte necesaria de un ciclo precioso que nos mantiene vivos. Gracias entonces, invierno, no te voy a extrañar pero te voy a tener presente. Y gracias verano europeo, lo mismo para vos. Y bienvenidos mañana otoño y primavera, llénenme de flores y hojas secas que pisar, de colores y brillo, de sabiduría y entendimiento sobre los procesos alquímicos que la naturaleza nos regala.

*La foto la tomé en Ushuaia, Argentina, literalmente el fin del mundo.

Anuncios

2 comentarios sobre “Agradecer los finales e intencionar los inicios

Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: