Para un alma eterna cada piedra es un altar

apaEl título de este artículo es una frase de una canción de la banda mexicana Caifanes. Siempre fue una de mis citas favoritas y la traigo a escena para compartirles un ritual. Seguramente les pasó, andar por el camino y encontrarse con una montañita de piedras. Son “apachetas”, palabra en quechua que simboliza a este ritual andino, ofrendas que se dejan en el camino a la Pachamama o a las fuerzas que uno desee (a los abuelitos, a una deidad) para marcar que se llegó a una parte difícil del camino. En la enseñanza iniciática se les llama también “puntos de ancla”, porque en cada piedra se deja una intención que a su vez se pone en la Tierra para marcar un hito.

En las fotos les muestro dos. Una es gigante y la crucé en la provincia argentina de Catamarca, en una zona árida preciosa llena de cactus. La otra imagen es de Aruba, de un paraje alejado de las playas turísticas, en donde los acantilados y las rocas reciben al mar, que choca furioso y estalla creando un espectáculo bellísimo; la gente que llega hasta allí hace su apacheta para dar cuenta de que han visitado ese paraíso y dejan deseos en las piedras.

Pues bien, estos puntos de ancla pueden realizarlos en cualquier lado, para abrir y cerrar ciclos o para marcar un hito. Simplemente, se trata de escoger una piedra y decirle, por ejemplo: “hola, piedra, soy Ceci, te reconozco, bienvenida a mi Universo; hoy, 10 de noviembre de 2016, desde aquí desde Catalunya, a través tuyo elijo encarnar a la diosa en mí, ante la Pachamama, los Apus y todos los seres existentes”. Luego le daremos tres soplos de vida a la piedra y la posaremos en la Tierra, a modo de ofrenda a la Pacha. Así, sumaremos varias piedras con diferentes cualidades que elijamos representar, o podemos poner una cada día durante una cantidad de días específica, por ejemplo 7, para que la misma idea vaya bajando a nuestras células con más firmeza. Del mismo modo, se puede elegir a través de estos puntos dar por concluidas etapas o incluso dejar constancia de los poderes que adquirimos; por caso, si hacemos una extensa excursión hasta un lugar y logramos llegar a nuestra meta, podemos realizar una apacheta para marcar que asumimos el valor y la fuerza que nos permitió ir de la largada al objetivo.

lugares-aruba-ap

Los invito a probar este ritual hermoso y ancestral y ver por ustedes mismos qué bien se siente. Abrazos!

Anuncios

5 comentarios sobre “Para un alma eterna cada piedra es un altar

Agrega el tuyo

  1. Como de costumbre lo que nos enseñas a través de tus conocimientos, es muy útil, hermoso y muy generoso de tu parte, como siempre GRACIAS, aprendo cada día algo mas para nutrirme con la naturaleza.besos

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: