Ese misterio llamado amor

“La vida tan corta, el arte tan largo de aprender,
el intento tan duro, tan áspera la conquista,
la tímida alegría, que siempre se desliza tan rápido,
todo esto considero yo al amor, de modo que mi sentimiento
se asombra de sus efectos prodigiosos
tan vivamente, en verdad, que cuando pienso en él
no sé bien si estoy despierto o dormido.”

1238171_10201358660301197_2010968034_n

Con la cita anterior comienza El parlamento de las aves, poema del escritor inglés Geoffrey Chaucer que allá por 1382 menciona por primera vez a San Valentín como un día de festejo para los enamorados. La celebración fue establecida por un papa en el año 496 y en la actualidad cada 14 de febrero el mundo se llena de flores, osos de peluche, cenas románticas y chocolates con formas de corazones, pero pocos saben que surgió para contrarrestar una polémica fiesta pagana que se practicaba en Roma: la Lupercalia, encuentro en el que las mujeres se dejaban moler a latigazos de piel de cabra y perros, mojados con sangre de esos mismos animales, bajo el mito de que eso les otorgaría fertilidad.

Ahora, el día de los enamorados provoca la felicidad de millones y la desolación de otros tantos… Pues bien, ¡vamos ya a ver el amor desde otros puntos de vista y, además, compartir unos trucos rituales para encontrarlo!

La magia indica que -como cualquier otra cosa-, el amor es algo que uno ha de poner y no exigir afuera. Y no existe eso de la “media naranja”, cada uno de nosotros ya estamos completos tal como llegamos al mundo y no precisamos a un otro para ser felices. Recordemos que el “desde dónde” hacemos las cosas es fundamental, entonces si pretendemos encontrar compañerx de vida desde la necesidad vamos a hallar, precisamente, necesidad. Sin embargo, sí podemos encontrar a alguien desde el deseo de construir camino junto a otra persona o compartir un propósito.

Dicho todo esto, algunos tips para luego de haber logrado estar plenamente felices solos, ser aún más felices junto a alguien:

561899_10201358649140918_686132314_n


-Cerrar ciclos.
Hay quienes siempre se sienten atraídos por personas comprometidas o casadas; quienes siempre son abandonados y a quienes una y otra vez les son infieles. Por eso, es importante antes de iniciar una nueva relación romper el patrón que estamos repitiendo y cerrar ciclos anteriores. Del mismo modo, si no finalizamos claramente relaciones anteriores es propicio cerrarlas, algo que puede hacerse por ejemplo creando un punto de ancla (se explica en posteos anteriores).

-Determinar un “adónde”. Habrá que sincerarse para ver lo que uno quiere. Si deseo hallar un compañero o una compañera de vida, ¿cómo me gustaría que sea? Con franqueza y precisión, realizar una lista de las características que tendrá mi relación ideal para incluirla en un ritual y, MUY IMPORTANTE, una lista de las cosas que no quiero en mi relación. Estamos en un mundo dual en el que todo tiene Sí y No, y si elegimos lo que sí pero olvidamos lo otro es probable que se presenten patrones que no deseábamos.

-Determinar un “desde dónde”. Como explicamos en párrafos anteriores, analizar cuál es el origen de mi deseo, y si percibo que quiero encontrar compañerx desde la necesidad, el miedo a la soledad o algo que no me hará evolucionar, modificarlo.

-Integrar lo que deseo. Desde la enseñanza iniciática, no se puede atraer algo que uno no tiene. Por eso, si somos mujeres y decidimos encontrar a un hombre, es bueno hacer rituales para integrar al hombre en nosotras, si somos hombres y elegimos formar pareja con una mujer es recomendable integrar a la mujer, y así. Esto se puede hacer con diferentes rituales, ya sea con velas, con una construcción metafísica o programando el agua, por ejemplo.

-Dime cuándo, cuándo, cuándo. En magia no podemos dejar nada librado al azar. Por eso, si quiero iniciar una relación, en mi ritual para crearla es importante que especifique cuándo, por ejemplo: “antes de junio de 2017”. Si así lo elijo, incluso puedo determinar en qué lugar o una señal que me ayude a identificarlo.

-La palabra precisa. Recordemos que la palabra crea realidad, así que hay que hablar escuchándonos, para ver si realmente estamos eligiendo lo que deseamos. Si en mi ritual digo: “Encontraré pareja”, lo más probable es que me enamore de alguien comprometido.

Claro que el iniciado siempre está en el inicio, así que una vez tengamos compañerx de vida el trabajo del mago no se terminó. Para que la pareja sea virtuosa, siempre hemos de ponernos una meta en común hacia la que ir, mantener sexualidad sagrada, sanar nuestros patrones y elevar a quien elegimos tener a nuestro lado, pero todo eso lo veremos otro día… Mientras tanto, a disfrutar del amor de a uno, de a dos o de a muchos, entendiendo que este sentimiento de brillo puede estar en todo lo que nos rodea. ¡Muá!

1382296_10201808258420869_1639907168_n

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: